fbpx
(305) 761-4130 [email protected]

Antes de adquirir una vivienda sometida a propiedad horizontal es importante preguntarse si somos capaces de vivir en comunidad y respetar los derechos de los demás, así como las normas para una buena convivencia vecinal. Las normas creadas por la administración, consejo de administración o comunidades, y que en algunos casos se detallan en el manual de convivencia no son simples caprichos, si no que son leyes y decretos de obligado cumplimiento.

La propiedad horizontal es un sistema de convivencia que requiere la participación efectiva de las personas que la conforman para una operatividad eficiente. La comunicación es un aspecto fundamental y la base para una buena convivencia en la propiedad horizontal.

 

La Comunicación en la Propiedad Horizontal

Debido a los problemas que se presentan en los conjuntos o edificios de propiedad horizontal entre los copropietarios, o entre ellos y alguno de los órganos de control, se hace cada vez más necesario la existencia de líderes capacitados que intervengan en los procesos de administración de la propiedad horizontal, así como de cualquier vecino que viva bajo este régimen.

Los líderes comunitarios en propiedad horizontal deben ejecutar acciones que tengan impacto en toda su comunidad, se respeten y se lleven a cabo con el mayor profesionalismo. Por tanto, abrir espacios de participación es esencial para la tolerancia, convivencia y evitar problemas alrededor de la propiedad horizontal. Invitando a todos los vecinos a participar desde la individualidad, profesionalismo y colectividad, respetando también a los demás.

Para esto la comunicación en la propiedad horizontal es fundamental a la hora de transmitir y compartir ideas para que los interlocutores puedan establecer una conexión sobre tema específico a tratar, es primordial que la comunicación en la propiedad horizontal sirva para construir espacios de participación ciudadana.

Esta comunicación requiere de actividades de gestión, dirección y procesos que tracen propósitos, objetivos y acciones en función de lo colectivo para asegurar una buena convivencia.

 

Convivencia en la Propiedad Horizontal

Los individuos que viven en propiedad horizontal deben tener en cuenta que dentro de los objetivos de convivencia se debe cumplir y hacer cumplir la legislación y la normatividad vigentes.

Bajo esta mirada, el cumplimiento de la Ley 675 de 2001 garantiza la buena convivencia, la comunicación clara, el respaldo de los copropietarios y la solución de situaciones adversas. También, el respeto a la intimidad de cada persona ya que es fundamental para el buen vivir dentro de una comunidad de propiedad horizontal.

 

Comité de Convivencia en Propiedad Horizontal

La Ley 675 de 2001 reglamentó la figura del Comité de Convivencia, no de forma obligatoria, si no como un mecanismo intermediario que sirviese para presentar soluciones que resuelvan los conflictos y fortalezca las relaciones de la comunidad, evitando acudir a la Policía, Juez, o Centro de Conciliación.

El Artículo 58 de la Ley 675 de 2001 señala al Comité de Convivencia como la primera instancia a la que se debe acudir para la solución de conflictos, por ser más expedito, presentando fórmulas y alternativas para dirimirlo. Asimismo, determina que las consideraciones de éste se dejen plasmadas en un acta, que será archivada por el administrador de la propiedad horizontal y firmada por las partes y por los integrantes del comité; siendo gratuita su colaboración.

Para que este comité opere debe hacerse por intermedio del administrador de la propiedad horizontal, quien procede a reunir al Comité de Convivencia  y a las partes en conflicto; al finalizar la reunión se levantará un acta que contenga  todos los datos de la conciliación, como por ejemplo, la fecha, nombres de los intervinientes, el motivo del conflicto y la solución planteada, su aceptación o no, los compromisos que adquiere cada uno y la firma de todos los que hicieron parte del acto.

Posteriormente, los compromisos que adquirieron las partes en la conciliación se esperan que sean cumplidos ya que si no se incurrirá en una sanción por parte del Consejo de Administración.

 

Manual de Convivencia

El Manual de Convivencia contiene todas las disposiciones para garantizar una buena convivencia de los residentes, propietarios, tenedores y visitantes. Este manual regula temas como requisitos y horarios para piscina, gimnasio, horarios del salón comunal para fiestas, entre otros, y también recoge los “castigos” o “sanciones” por el no cumplimiento de las normas.

 

Citoline respeta la privacidad vecinal

CitoLine, aplicación de citofonía sin cables para edificios, tiene una función que es la de “no molestar”, la cual, bloquea las llamadas entrantes y salientes tanto de la extensión principal como de las redirecciones y también las llamadas dentro del grupo de líneas dentro de la misma extensión. Adicionalmente bloquea el ingreso de mensajes de control de flujo de documentos, control de flujo de personas, control de flujo vehicular a la Propiedad Horizontal.

Todas estas características promueven la comunicación en la propiedad horizontal, respetan la propiedad de copropietarios y residentes, y también abogan por la buena convivencia, con sus funciones de control y de silencio para no molestar.

 

Conclusión

En las propiedades horizontales es necesario que exista buena comunicación para una optima convivencia entre los vecinos. Para ello, se han elaborado medidas como la del Comité de Convivencia y/o el Manual de Convivencia, que tratan de resolver los conflictos sin la necesidad de acudir a la policía o juzgado de primera instancia. Aplicaciones como Citoline que ayuden a esta convivencia y a crear un clima de buena armonía son medidas necesarias y positivas para edificios en propiedad horizontal.

×

[email protected]!

Charlemos vía WhatsApp o escríbanos a: [email protected]

× 👋 Estamos en WhatsApp